Tag Archives: dulce

Besitos de Calabaza y Chia con Frosting de Sirop de Maple

10 Nov

Estoy en el mood de Acción de Gracias y como siempre somos mami y yo…  decidí hacer algo dulce para terminar el almuerzo, pero chiquito y simpático que nos endulce la vida sin empalagarnos.

Así surgieron estos besitos de calabaza…  les podemos llamar en inglés, mini-muffins, pero creo que el nombre de “besitos”  les van muy bien.  Tienen un pronunciado sabor a calabaza y especias y un delicado sabor de maple.  Me gusta que el frosting no sea muy dulce para que balancee el dulce del bizcochito.

En esta receta usamos semillitas de chia en vez de el típico egg-replacer que uso en mis recetas de bizcochos.  Estuve haciendo experimentos con estas semillitas y creo que el método que uso para estos “besitos” funciona a la perfección y ayuda a que las semillas de chia se expandan y se gelatinicen en la mezcla.  Los besitos quedan esponjositos y perfectos para un postrecito o hasta de desayuno… mmmmm!

Yo hago esta receta en mi horno tostadora porque lo único que tengo son 2 moldecitos de 6 mini-muffins cada uno.  Así que hago la receta en 2 tiradas.  No le pasa nada a la mezcla por esperar a que termine una tirada antes de hacer la próxima.  Pero si eres más desesperado que yo, compra más moldes y hazlo en tu horno grande.

Déjame saber cómo te gustan…

Pumpkin Chia Kiss

BESITOS DE CALABAZA, CHIA Y SIROP DE MAPLE

1 taza de harina integral pastry
½ taza de azúcar morena
1 ½ cdita de polvo de hornear
2 cditas de semillas de chia
2 cdas de mantequilla, derretida
2/3 tazas de leche – yo uso 2%
1/3 taza de calabaza fresca hecha al vapor y majada
½ cdita de vainilla en polvo
½ cdita de canela en polvo
¼ cdita de sal
½ cdita de nuez moscada fresca rallada

 

Para el frosting:

½ barra de queso crema
4 cdas de heavy cream
3 cdas de sirop de maple
1 cda de azúcar negra, opcional

 

  1. En un bowl grande, mezcla todos los ingredientes secos – la harina, el azúcar, el polvo de hornear y las semillas de chia. Airéalos bien con una batidora de mano, así te aseguras que no hayan grumos de harina ni de azúcar negra.
  2. En una taza de medir combina la leche, la mantequilla derretida y la calabaza majada. Mézclalo bien con una batidora de mano para que sea una mezcla homogénea.
  3. Añádeselo lentamente a los ingredientes secos. Mézclalos bien usando la batidora de mano hasta que unan todos los ingredientes.
  4. Sazona la mezcla con la sal, vainilla y especias.
  5. Deja la mezcla reposar en el counter de tu cocina por 30 minutos. Esto hará que las semillitas de chia se gelatinicen antes de que la mezcla entre al horno caliente.
  6. Pre-calienta tu horno tostadora a 350 F.
  7. Engrasa el molde de mini-muffins que vayas a utilizar con un poquito de la mantequilla.
  8. Usando una cucharada de medir, vierte la mezcla en el molde engrasado. Puede parecer que es mucha mezcla para el tamaño del molde de mini muffins, pero crecen bien y no se desbordan.
  9. Hornea los besitos de calabaza por 10 minutos, hasta que hayan crecido y estén un tanto doraditos por encima. Al cabo de los 10 minutos, apaga el horno pero deja los besitos dentro para que se terminen de cocinar con el calor que hay ya dentro del horno por unos 20-25 minutos más – para un total de 30-35 minutos en el horno.  ¡NO ABRAS LA PUERTA DEL HORNO! No hay nada que ver…  y tu paciencia será recompensada.
  10. Al pasar los 30-35 minutos… saca los moldes de los besitos del horno.  Remueve los besitos del molde y déjalos enfriar completamente en una rejilla de metal o donde les pueda circular el aire por todos lados.
  11. Mientras los primeros besitos se enfrían, repite el procedimiento con la mezcla restante.
  12. Mientras los besitos se están enfriando, puedes preparar el frosting: Combina en un bowl mediano todos los ingredientes y bátelos con una batidora de mano eléctrica.  Es posible que al batirlos, la consistencia esté un tanto suave, si es así, coloca el frosting en la nevera por un rato para que tome una consistencia más cremosita y sea más fácil de colocar sobre los besitos.
  13. Con una espátula angulada (offset spatula) echa una pequeña cantidad de frosting de queso crema y maple sobre cada besito.  Decóralos con un poco de canela espolvoreada por encima usando un colador de rotitos chiquititos.

Besitos de Calabaza y Semillas de Chia

Anuncios

Fresas Maceradas

30 Abr

Usé estas fresas como el relleno de mis crepas veganas y libres de gluten en el Festival de Platos Vegetarianos Internacionales que se celebró recientemente en el Centro Yoga Devanand.

Son súper fáciles de preparar…  y me gusta usar fresas congeladas  o cualquier otro berry congelado porque encuentro que las congeladas tienden a ser consistentemente más dulces que las frescas, que a veces pueden salir medio agrias.

Puedes usar este método para endulzar cualquier fruta congelada o fresca para usarla en postres.  También es una buena manera para preservar por un poco más de tiempo frutas que estén ya bien maduras.

 

macerated strawberries inside vegan gluten-free crepes

FRESAS MACERADAS

4 tazas de fresas congeladas, picaditas
1 taza de azúcar negra o azúcar turbinado

 

  1. Coloca las fresas picadas en un bowl donde tengas espacio para menearlas.    Añade el azúcar y mézclalo todo bien para que te asegures que el azúcar cubre las frutas.
  2. Menea la mezcla de vez en cuando para asegurarte que el azúcar se ha disuelto bien en los juguitos que se crean de las frutas descongeladas, los mismos juguitos de la fruta que el azúcar crea.  Deja que las frutas se maceren aproximadamente por 2 horas a temperatura ambiente para que las frutas se descongelen bien y el azúcar penetra bien las frutas.

 

Puedes usar las frutas inmediatamente o las puedes guardar en la nevera en un bowl donde no le entre aire.  Puedes usar estas frutas dentro de unas crepas, para echarle por encima al helado o un cantito de bizcocho o para incluirlo en una de tus batidas favoritas.

Cheesecake de Chocolate Blanco y Cranberries

2 Ene

Un postre que representa claramente el look y los sabores de las Fiestas… chocolate blanco, queso crema y cranberries. Y las cranberries se ven como unas joyitas sobre el cheesecake.

Es fácil de hacer e impresiona cuando lo llevas a alguna fiesta. Lo hice para un get-together que tuvimos el día después de Acción de Gracias y mis amigos lo atacaron de tal manera que esta fue la única foto que pude tomarle para ustedes.

¿Será ésto prueba suficiente de lo rico que es?

White Chocolate Cheesecake

CHEESECAKE DE CHOCOLATE BLANCO Y CRANBERRIES

1 taza de migajas de Graham crackers
½ barra de mantequilla, derretida
8 onzas de queso crema
¼ taza de azúcar negra
½ cdita de polvo de vainilla
1 ½ cdita de egg-replacer + 2 cdas de agua, mezclado bien
¼ taza de half and half
½ taza de chips de chocolate blanco
¼ taza de cranberries secos
  1. Uso el papel de la barrita de mantequilla para engrasar el molde donde hare el cheesecake… un molde de cristal 5 x 7.
  2. Rompo 3-4 galletas Graham crackers en el bowl del food processor y las muelo hasta tener un migajas de galletas. Mido 1 taza, devuelvo la taza medida de migajas y le añado la mantequilla derretida. Procesa hasta que tenga la consistencia de arena húmeda. La echo en el fondo del molde de cristal y la aprieto con la mano para que se compacte y forme un crust en el fondo y los lados del molde.
  3. Hornea el crust solito a 400F como por 10 minutos, hasta que se vea doradito. Sácalo del horno y déjalo enfriar como por 30 minutos sobre el counter. Si quieres, puede meterlo en el freezer un ratito para que se enfríe más rápido.
  4. Reduce la temperatura del horno a 350F
  5. Y ahora hacemos el relleno del cheesecake…
  6. En un bowl mezcla el queso crema, azúcar, el egg replacer con el agua ya mezcladito, y el half and half. Mézclalo bien con una batidora eléctrica de mano hasta que todo esté cremosito y bien mezclado. Añade la mayoría del chocolate blanco y los cranberries. Incorpóralos a la mezcla con una espátula.
  7. Cuando el crust esté ya refrescado, vierte la mezcla sobre el crust. Decora el tope con los pedacitos de chocolate y los cranberries que reservaste. Hornéalo por 25 minutos y cuando haya pasado el tiempo, apaga el horno, pero deja el cheesecake ahí terminándose de cocinar con el caliente que hay en el horno por 10-15 minutos adicionales.
  8. Sácalo del horno y déjalo enfriar como por 30 mins en un rack de metal para que le circule el aire por todos lados. Refrigéralo por unas 2 horas para que el cheescake se cuaje y “setee” completamente.

Helado de Coquito

25 Dic

He tenido en mi mente la idea de hacer helado de coquito por un montón de tiempo… pero recientemente le confisqué a mi mamá su máquina de hacer helados y no se la he querido devolver de todas las ideas que me siguen surgiendo…

Me eduqué en el arte de hacer helados… proporciones, sabores, texturas. Y los mejores helados por ahí, siempre incluyen algo de huevo. Y como ustedes saben, los huevos son un no-no en KarmaFree Cooking. Estaba dispuesta a tratar esta receta unas cuantas veces, pero ustedes saben que hacer coquito no es difícil, pero tiene sus pasos y lista de ingredientes y no quería desperdiciar mucho, ni el esfuerzo ni los ingredientes.

Me pegué en la lotería cuando llevé mis inquietudes a Facebook… dónde tenemos un grupo de gente que nos encanta la cocina que se llama el Serious Eats Water Cooler. Allí discutimos diferentes posibilidades y técnicas y las dos que me ayudaron más fueron las recomendaciones de mi amiga Jerzee Tomato y las de Mex Falkowitz, quien es un gurú de los helados y editor en Serious Eats.

¿La clave? Crear una natilla… hacer una natilla utilizando maicena en vez de huevos y utilizar eso como la base de mi helado. Le daría cuerpo y textura… y grasa. El coquito ya tiene grasa en las leches de coco, evaporada y condensada… pero la natilla le daría ese empujoncito adicional que un helado necesita.

Todo el que ha probado el helado ha quedado fascinado… espero que a ustedes les guste de igual manera.

Coquito Ice Cream

HELADO DE COQUITO

2 tazas de mi receta de Coquito
1 ¼ tazas de half and half, dividido
2 cditas de maicena
½ taza de azúcar negra

Primero creamos los componentes del helado… haces el coquito y haces la natilla por separado. Luego las combinamos…

  1. En una cacerola mediana a fuego mediano, añade 1 taza del half and half y el azúcar. Añade la maicena al ¼ de taza restante de half and half. Menea bien para que se mezclen y no haya grumos. Mientras lo meneas se lo echas a la olla con el resto del half and half.
  2. Menea constantemente con una batidora de mano o con una cuchara de madera hasta que la natilla espese. Tomará como de 5-6 minutos. La natilla está lista cuando cubre la cuchara de madera y pasas un dedo por la natilla, como si fueras a probarla, y la natilla se mantiene separada.
  3. Casi siempre al menearla, la natilla comienza a hacer un ruidito como si se estuviera pegando en la parte de abajo. Tumba el calor en ese momento y termina de cocinar la natilla con el calorcito que le quede a la estufa y a la olla.
  4. Aunque se vea un poco suelta, no importa… la natilla cuaja cuando se enfríe en la nevera.
  5.  Pásala a un bowl que aguante caliente. Yo uso una taza de medir de cristal. Colócala en la nevera por algunas horas hasta que se enfríe completamente. Ponle un papel plástico por encima para que no te cree una capa durita por encima. Puedes hacer este paso unos cuantos días antes de que vayas a hacer tu helado.
  6. Cuando vayas a hacer el helado, junta el coquito y la natilla en una jarra que tenga una boquilla, para que se te haga fácil vertirlo. Junta 2 tazas de coquito y la receta de la natilla que debe ser un poquito mas de 1 taza. Mézclalo para que forme una mezcla homogénea y vierte en la máquina de hacer helado. Procésalo en la maquina por unos 25-30 minutos hasta que espese según las instrucciones de tu maquina en particular.
  7. Transfiere el helado a un recipiente que puedas colocar en el congelador por algunas horas. Sabe delicioso directo de la máquina de hacer helados, pero es mejor cuando le dejas en el congelador unas cuantas horas.
  8. Cuando lo vayas a servir, déjalo fuera unos minutos para que suavice y sea más fácil hacer bolitas.

??????????

El resultado final es un helado cremoso, con sabor a especias y suave en textura y al paladar. Tan cremoso como cualquier helado Premium en la calle.

Felicidades en esta Navidad… Que las fiestas y el 2014 estén llenos de muchas bendiciones para ti y tu familia.

Tembleque, a mi manera

23 Dic

Tengo varias recetas de tembleque aquí en KarmaFree Cooking… todas las he hecho, todas me las he disfrutado y comido… pero ninguna la he desarrollado yo misma.

MI amiguita Aniette me dijo que ella hace una receta que encontró en youtube y que todos sus amigos americanos de Houston que nunca habían comido tembleque les fascina. Aniette nunca ha probado la receta como tal ya que ella, bendito, es alérgica al coco. Me llamó la atención la receta porque son poquitos ingredientes, pero con todo el respeto que le tengo a Aniette y a sus amigas houstonianas, esa receta es como un mousse de coco, no un tembleque.

Tembleque es un postre sencillo de hacer… y por eso lo escogí para enseñarlo en la primera clase de cocina de KarmaFree Cooking. Pero necesitaba una receta mía y que pudiera hacerla una y otra vez y que quedara perfecta.

Así que en la pasadas semanas hice como 4-5 recetas de tembleque… tantas hasta que me sentí cómoda con las proporciones, los sabores y que siempre quedara delicioso. Los resultados fueron exitosos – un tembleque con mucho sabor a coco, que temblequea cuando lo mueves y suave al paladar.

Tembleque My Way

TEMBLEQUE, a mi manera

2 latas de leche de coco (o una lata grande de 25oz)
1 taza de agua
6 cdas de maicena o fécula de maíz
2/3 tazas de azúcar negra
¼ cdita de sal
1 rajita de canela
Canela en Polvo a gusto, para adornar al final
  1. En una cacerola grande u olla pequeña a fuego mediano alto, vierte las latas de leche de coco en una cacerola grande… Usa una ollita más grande de lo que piensas que vas a necesitar para que tengas espacio para menearlo.
  2. Añade el azúcar y la sal y disuélvelo bien con una batidora de mano (whisk).
  3. Agrega el agua a las latas de leche de coco para “lavarlas” y disuelve la maicena bien en esa agua. Esto ayudará a que no se empelote en la cacerola.
  4. Tan pronto agregues la mezcla de maicena/agua a la olla, comienza a menear constantemente para que no se formen grumos y que espese el tembleque.
  5. Cuando comience a hervir, baja el fuego a lento y continua meneando hasta que espese. Vierte la mezcla en un recipiente de cristal o en vasitos plásticos para servicios individuales.
  6. Espera a que se enfríe por aproximadamente 20 mins antes de colocarlo en la nevera a que se cuaje completamente por 2 horas por lo menos.

??????????