Tag Archives: vegana
Imagen

Ñaquis Vegetarianos de Sabiduría #66

20 Abr

Ñaquis Vegetarianos de SAbiduría por KarmaFree Cooking

Anuncios
Imagen

Ñaquis Vegetarianos de Sabiduría #60

23 Dic

Ñaquis vegetarianos de Sabiduria por KarmaFree Cooking

Spanakopita Vegana

8 Oct

Me encanta la comida griega…  y cada vez que visito a mi hermana siempre visitamos este restaurancito griego que hacen los mejores sándwiches en pan pita rellenos con una ensalada griega con berenjenas cocidas.  Es tan rico que me dan antojos cada vez que mi avión aterriza en la Florida.

Y por el primer año de mi sobrina, mientras mi hermana la lactó, mi hermana tuvo que mantener una dieta libre de lácteos porque por alguna razón a la bebé le causaba salpullido.  Y a mi hermana le encantan los spanakopitas tanto o más que a mí.  Así que como soy la hermana mayor alcahueta, quise hacerle una versión de los spanakopitas para que ella no tuviera que velarnos a nosotros comerlas y ella salivando sin poder probar.

Según mi hermana… fueron todo un éxito.  Así que quiero compartir la receta con ustedes:

 

Receta de KarmaFree Cooking

SPANAKOPITAS VEGANAS

16 hojas de phyllo integral

1½ bolsa de espinacas congeladas, que las hayas descongelado y exprimido bien

1 empaque de Tofutti Better than Cream Cheese

½ empaque de Tofutti Better than Sour Cream

½ empaque de Tofutti Better than Ricotta

2 limones amarillos – la ralladura de la cascara y el jugo

1 cebolla, picadita pequeña

2 dientes de ajo, picaditos chiquitos

½ taza de perejil italiano, picadito

½ taza de albahaca fresca, picadita

½ taza aproximadamente de Aceite de Oliva, para usarse en varias ocasiones

1 cda Sal Kosher

1 cdita Pimienta a gusto

  1. Para preparar el relleno, calienta un sartén mediano a fuego mediano también.  Añádele un chorrito de aceite de oliva, la cebolla y el ajo picadito.  Cocínalos por unos minutos para que se ablanden y se cocinen, pero sin que se doren.
  2. En un bowl grande mezcla la espinaca que exprimiste bien, las cebollas y ajo cocidos, los quesos de tofutti, el sour cream, la ralladura de cáscara de limón y el jugo, tratando de evita que le caigan semillitas a la mezcla y un chorrito de aceite de oliva.  Sazónalo con sal y pimienta.  Mézclalo todo bien y ponlo a un lado también.
  3. Para preparar el terreno para trabajar con el phyllo, primero consíguete 2 toallas de cocina limpias que las vas a humedecer y exprimirlas bien.  Una la vas a usar para tapar las hojas de phyllo que no hayas usado aún.  La otra la usarás para tapar los patelillitos que ya hayas doblado.
  4. Ahora que ya tienes tus toallitas humedecidas, crea un área de trabajo con las hojas de phyllo, el aceite de oliva y una cucharadita – de esas con las que comes.  Me gusta trabajar en un picador grande… y coloca una hoja de phyllo en el picador.  Asegúrate de siempre tapar las hojas de phyllo que no has usado con la toallita húmeda.  Si no, se te secan y se rompen cuando las vayas a usar.
  5. Con la cucharadita, vierte un poquito aceite de oliva sobre la hoja de phyllo.  Usando la parte de atrás de la misma cucharita, riega en lo que puedas ese chorrito de aceite que echaste.  Cuidadosamente, coloca otra hoja de phyllo encima de la que ya tienes con aceite de oliva.  Ahora, échale más aceite de oliva y trata de echarla en lugares diferentes de conde habías echado antes, en la dirección opuesta.  Por ejemplo, si con la primera hoja echaste el chorrito de derecha a izquierda, ahora echa el chorrito de arriba hacia abajo,  hacia ti.
  6. Usando un cuchillo afilado o una rueda para picar pizza, corta esas hojas de phyllo con mantequilla en 4 secciones larguitas.  Las pico a la mitad de arriba hacia abajo y después pico esas dos mitades a la mitad nuevamente.  No tiene que ser exacto, pero si tienes una regla para que te salgan lo más parejito posible, es mejor. Así terminarás con paquetitos de más o menos el mismo tamaño.
  7. Ahora, usando una cucharada de medir, mide una cucharada del relleno y colócala en la parte de debajo de una de las tiras de phyllo que creamos, dejando aproximadamente 1 pulgada en la parte de abajo.  Dobla esa pulgada que dejaste sobre el relleno de espinaca y dobla los bordes a lo largo hacia adentro, similar a como envuelves un burrito.
  8. Ahora, dobla el paquetito que acabas de doblar alejándolo de ti hasta que hayas creado un paquetito de espinaca rectangular envuelto completamente en phyllo.  Al terminar cada paquetito, colócalo en una bandeja y los cubres con la otra toallita o pañito húmedo, en la medida que los vas preparando uno a uno.
  9. Debes terminar con 32 paquetitos  en total.  Puedes apilar 3 hojas de phyllo, en vez de 2 solamente, y terminarás con unos paquetitos con más pastelillito alrededor.  Sólo que necesitarás 20 hojas de phyllo en vez de solamente 16.  Lo he hecho de las dos maneras, y pienso que con 2 hojitas de phyllo es suficiente para la cantidad de relleno.
  10. Ahora… puedes hornearlos inmediatamente después de prepararlos o puedes congelarlos en bolsitas plásticas de freezer para que los puedas hornear cuando deseas.  Yo los mantengo separados con unas hojitas de papel encerado entremedio.  Así son igual de convenientes que los que se consiguen en Costco.
  11. Para hornearlos…  pon el horno a 375F y coloca los triangulitos de spanokopita en una bandeja para hornear que hayas engrasado.  Colócalos unos al lado del otro por aproximadamente 12-15 minutos hasta que se doren.  Algunas veces, lo que hago es que apago el horno a los 12 minutos y dejo en el horno tostadora calientito por unos minutos mas para que se terminen de cocinar por dentro bien con el calorcito del horno sin que se doren mas por fuera.
  12. Y espera un ratito en lo que le metes el diente…  porque salen del horno ¡CA-LIEN-TE!

Estos paquetitos salen un poco más grandes que los triangulitos que usualmente hago.  Estos son perfectos para almorzar o una cena liviana.  Me preparo 2-3  en el horno tostadora con una ensalada y ya.

Mi hermana me dijo que le encantaron, especialmente el toquecito de limón que tienen.  Y no podía creer que fueran hechos sin lácteos por completo.  El relleno es cremosito, muy similar a los originales hechos con queso tradicional que les compartí anteriormente.  Espero que los disfruten… y que vean que se pueden disfrutar las mismas delicias internacionales haciéndolas en casa con los ingredientes que podemos comer…

Tabbouleh de Quínoa

24 Sep

Me encanta la comida árabe…  y desde que visité Israel hace 15 años atrás, soy la fanática #1 de los falafels, hummus, pan pita, arroz pilaf, dolmades, y otro montón de cosas más.

El tabbouleh no forma parte de esta lista desgraciadamente porque la mayoría de las veces, esta ensalada la hacen con tanto y tanto perejil que no es de mi total agrado…  Y encima de eso, ahora que estoy tratando de evitar el gluten lo más posible, pues tampoco la pido por ahí ya que el otro ingrediente principal del tabbouleh es el trigo cocido.

Para nuestro más reciente menú del Centro Yoga, se me metió en la cabeza que quería hacer un menú inspirado en lo que me encanta comer cuando voy a un restaurante árabe.  Estos menús tienen que ser gluten-free y veganos, sin nada de quesos, así que se me antojó de hacer esta receta como algo diferente que no muchos allí hayan comido.  Hicimos también hummus, una ensalada verde con hierbas mixtas integradas, arroz con espinacas, setas y pecanas, que no es igual que los arroces pilaf que me como en el Jerusalem, pero es apto para los grandes apetitos yoguis.

Esta receta también aprovecha la abundancia de aguacates que tenemos en Puerto Rico ahora mismo…  y  dime, ¿qué plato no se mejora al instante cuando le añades una rajita de aguacate?

Receta de KarmaFree Cooking

TABBOULEH DE QUÍNOA

2 tazas de quínoa

1 cubito de caldo de vegetales

El jugo y la cáscara de 6 limones amarillos

2 racimitos de cebollines, picaditos

1 cebolla roja grande, picadito chiquita

1 racimo de perejil italiano de hoja plana, picadito

1 taza de hojas de yerbabuena, picaditas en tiritas

4 tazas de tomatitos grape, picados a la mitad

2 pepinillos sin semillas, sin pelar y picaditos

1 aguacate maduro, picadito

½ taza de aceite de oliva

Sal y Pimienta

 

  1. Cocina la quínoa primero…  añadiendo 4 tazas de agua en una cacerola mediana con el cubito de caldo de vegetales.  Ponlo a fuego medio alto y cuando el agua comience a hervir, añades la quínoa.  Échale un chorrito de aceite de oliva, igualito que cuando haces arroz.  Tápalo y baja el fuego para que se quede cocine suavecito como por 15-20 minutos.
  2. Cuando la quínoa esté hecha, separa los granitos con un tenedor y añádele ¼ taza de aceite de oliva y la ralladura y jugo de 3 de los limones.  Ponlo a un lado.  Si vas a hacer algo el día antes de servir esta ensalada, llega hasta aquí.  Puedes guardarla en la nevera cuando se haya enfriado un poco.
  3. En un bowl grande, mezcla los cebollines, cebolla roja, perejil, yerbabuena, tomates y pepinillos.  Añade la quínoa cocida y mézclalo todo bien.  Sazónalo todo con ¼ taza adicional de aceite de oliva, la ralladura y jugo del los 3 limones restantes, sal y pimienta.  Mézclalo todo nuevamente para que todo esté bien sazonadito.  Deja que los sabores se mezclen bien como por 1 hora antes de servirlo.

Cuando lo vayas a servir, decora con pedacitos de aguacate.  Sírvelo a temperatura ambiente o fríito de la nevera, como prefieras.

Pasta de Aguacate

22 Sep

Estamos en época de aguacates…  y aunque considero que unas rajas de aguacate es el acompañamiento por excelencia de cualquier plato de comida, tengo tantos y tantos madurándose todos a la vez, que me he tenido que poner creativa para poder aprovecharlos todos y que no se pierdan…

Esta Pasta con Aguacate se ha convertido en el almuerzo oficial de Madelyn las pasadas semanas…  es facilito, es mayormente un junte de ingredientes, porque en realidad lo que cocinas es la pasta.  Piensa que es como si una ensalada de pasta se encuentra con un guacamole y deciden hangear juntos…  Y es súper refrescante con las hojitas de menta.  No se las dejes de echar ya que es en parte lo que hace este plato especial.  Confía en mí… y tus papilas gustativas serán recompensadas.

Receta de KarmaFree Cooking

PASTA DE AGUACATE

2 tazas de pasta cruda, usé la pasta libre de gluten de quinoa de Costco

2 aguacates medianos, picaditos

1 shallot, picadita chiquitita

15-20 tomatitos grape, picados a la mitad

15 hojas de yerbabuena, picadita en tiritas

5-6 ramitos de perejil italiano de hoja plana

El jugo de una lima o limón

3 puñados grandes de lechuga arúgula

Aceite de Oliva Extra Virgen

Sal de Ajo

Sal Kosher y Pimienta a Gusto

 

  1. Hierve la pasta en agua salada de acuerdo con las instrucciones del empaque…  Yo estoy usando mucho la pasta de quinoa que venden en Costco, que es buenísima y libre de gluten.
  2. Mientras la pasta hierve y se cocina, preparamos la mezcla con los aguacates – en un bowl mediano echa los aguacates, tomatitos, shallots, jugo de limón, perejil, y las hojitas de yerbabuena.  Sazónalo con aceite de oliva, sal y pimienta.  Mézclalo bien para que los sabores se combinen.

Receta de KarmaFree Cooking3.  Cuando la pasta esté hecha, escúrrela bien y devuélvela a la olla en que la cocinaste.  Añádele el contenido del bowl donde mezclaste los aguacates y todo lo demás.  Menéalo bien.  Añade la arúgula y mézclalo todo bien.  Sazónalo con sal de ajo para terminar.  Échale unas hojitas adicionales de yerbabuena si quieres…

Sírvelo inmediatamente.

 

Receta de KarmaFree Cooking