Tag Archives: phyllo

Spanakopita Vegana

8 Oct

Me encanta la comida griega…  y cada vez que visito a mi hermana siempre visitamos este restaurancito griego que hacen los mejores sándwiches en pan pita rellenos con una ensalada griega con berenjenas cocidas.  Es tan rico que me dan antojos cada vez que mi avión aterriza en la Florida.

Y por el primer año de mi sobrina, mientras mi hermana la lactó, mi hermana tuvo que mantener una dieta libre de lácteos porque por alguna razón a la bebé le causaba salpullido.  Y a mi hermana le encantan los spanakopitas tanto o más que a mí.  Así que como soy la hermana mayor alcahueta, quise hacerle una versión de los spanakopitas para que ella no tuviera que velarnos a nosotros comerlas y ella salivando sin poder probar.

Según mi hermana… fueron todo un éxito.  Así que quiero compartir la receta con ustedes:

 

Receta de KarmaFree Cooking

SPANAKOPITAS VEGANAS

16 hojas de phyllo integral

1½ bolsa de espinacas congeladas, que las hayas descongelado y exprimido bien

1 empaque de Tofutti Better than Cream Cheese

½ empaque de Tofutti Better than Sour Cream

½ empaque de Tofutti Better than Ricotta

2 limones amarillos – la ralladura de la cascara y el jugo

1 cebolla, picadita pequeña

2 dientes de ajo, picaditos chiquitos

½ taza de perejil italiano, picadito

½ taza de albahaca fresca, picadita

½ taza aproximadamente de Aceite de Oliva, para usarse en varias ocasiones

1 cda Sal Kosher

1 cdita Pimienta a gusto

  1. Para preparar el relleno, calienta un sartén mediano a fuego mediano también.  Añádele un chorrito de aceite de oliva, la cebolla y el ajo picadito.  Cocínalos por unos minutos para que se ablanden y se cocinen, pero sin que se doren.
  2. En un bowl grande mezcla la espinaca que exprimiste bien, las cebollas y ajo cocidos, los quesos de tofutti, el sour cream, la ralladura de cáscara de limón y el jugo, tratando de evita que le caigan semillitas a la mezcla y un chorrito de aceite de oliva.  Sazónalo con sal y pimienta.  Mézclalo todo bien y ponlo a un lado también.
  3. Para preparar el terreno para trabajar con el phyllo, primero consíguete 2 toallas de cocina limpias que las vas a humedecer y exprimirlas bien.  Una la vas a usar para tapar las hojas de phyllo que no hayas usado aún.  La otra la usarás para tapar los patelillitos que ya hayas doblado.
  4. Ahora que ya tienes tus toallitas humedecidas, crea un área de trabajo con las hojas de phyllo, el aceite de oliva y una cucharadita – de esas con las que comes.  Me gusta trabajar en un picador grande… y coloca una hoja de phyllo en el picador.  Asegúrate de siempre tapar las hojas de phyllo que no has usado con la toallita húmeda.  Si no, se te secan y se rompen cuando las vayas a usar.
  5. Con la cucharadita, vierte un poquito aceite de oliva sobre la hoja de phyllo.  Usando la parte de atrás de la misma cucharita, riega en lo que puedas ese chorrito de aceite que echaste.  Cuidadosamente, coloca otra hoja de phyllo encima de la que ya tienes con aceite de oliva.  Ahora, échale más aceite de oliva y trata de echarla en lugares diferentes de conde habías echado antes, en la dirección opuesta.  Por ejemplo, si con la primera hoja echaste el chorrito de derecha a izquierda, ahora echa el chorrito de arriba hacia abajo,  hacia ti.
  6. Usando un cuchillo afilado o una rueda para picar pizza, corta esas hojas de phyllo con mantequilla en 4 secciones larguitas.  Las pico a la mitad de arriba hacia abajo y después pico esas dos mitades a la mitad nuevamente.  No tiene que ser exacto, pero si tienes una regla para que te salgan lo más parejito posible, es mejor. Así terminarás con paquetitos de más o menos el mismo tamaño.
  7. Ahora, usando una cucharada de medir, mide una cucharada del relleno y colócala en la parte de debajo de una de las tiras de phyllo que creamos, dejando aproximadamente 1 pulgada en la parte de abajo.  Dobla esa pulgada que dejaste sobre el relleno de espinaca y dobla los bordes a lo largo hacia adentro, similar a como envuelves un burrito.
  8. Ahora, dobla el paquetito que acabas de doblar alejándolo de ti hasta que hayas creado un paquetito de espinaca rectangular envuelto completamente en phyllo.  Al terminar cada paquetito, colócalo en una bandeja y los cubres con la otra toallita o pañito húmedo, en la medida que los vas preparando uno a uno.
  9. Debes terminar con 32 paquetitos  en total.  Puedes apilar 3 hojas de phyllo, en vez de 2 solamente, y terminarás con unos paquetitos con más pastelillito alrededor.  Sólo que necesitarás 20 hojas de phyllo en vez de solamente 16.  Lo he hecho de las dos maneras, y pienso que con 2 hojitas de phyllo es suficiente para la cantidad de relleno.
  10. Ahora… puedes hornearlos inmediatamente después de prepararlos o puedes congelarlos en bolsitas plásticas de freezer para que los puedas hornear cuando deseas.  Yo los mantengo separados con unas hojitas de papel encerado entremedio.  Así son igual de convenientes que los que se consiguen en Costco.
  11. Para hornearlos…  pon el horno a 375F y coloca los triangulitos de spanokopita en una bandeja para hornear que hayas engrasado.  Colócalos unos al lado del otro por aproximadamente 12-15 minutos hasta que se doren.  Algunas veces, lo que hago es que apago el horno a los 12 minutos y dejo en el horno tostadora calientito por unos minutos mas para que se terminen de cocinar por dentro bien con el calorcito del horno sin que se doren mas por fuera.
  12. Y espera un ratito en lo que le metes el diente…  porque salen del horno ¡CA-LIEN-TE!

Estos paquetitos salen un poco más grandes que los triangulitos que usualmente hago.  Estos son perfectos para almorzar o una cena liviana.  Me preparo 2-3  en el horno tostadora con una ensalada y ya.

Mi hermana me dijo que le encantaron, especialmente el toquecito de limón que tienen.  Y no podía creer que fueran hechos sin lácteos por completo.  El relleno es cremosito, muy similar a los originales hechos con queso tradicional que les compartí anteriormente.  Espero que los disfruten… y que vean que se pueden disfrutar las mismas delicias internacionales haciéndolas en casa con los ingredientes que podemos comer…

Pastel de Phyllo con Calabazas y Espinacas

27 Nov

Es bueno comenzar nueva tradiciones… yo soy una persona muy familiar y me encanta cuando la familia se reúne a compartir. Pero ahora mi familia esta regada por el mundo y no nos reunimos tanto como lo hacíamos o como quisiéramos. Lo que sucede es que antes nos reuníamos todos siempre en casa de mi abuela – Navidades, Días de Acción de Gracias, Día de Reyes, Madres, Padres… pero ahora que mi abuela ya no está con nosotros, la gente ha buscado otras cosas que hacer con su tiempo.

Invite a mi mamá, mi tío, mi tía y su esposo a un almuerzo de Acción de Gracias en mi casa. Almuerzo es algo que siempre celebrábamos en casa de mi abuela… pero todos tenían otros planes así que nos reunimos solamente mi mamá y yo. Así se instituye una nueva tradición – Almuerzo Vegetariano de Acción de Gracias en casa de Madelyn.

Mi tía me dio unas calabazas hace unos días así que decidí que este menú de Acción de Gracias seria un estudio en calabaza, si le quereos llamar así. Titi Carmín puede que estuviera muy ocupada para venir a celebrar con nosotros, pero ella y su calabaza estuvieron presentes en cada plato que comimos esa tarde.

Esta receta está inspirada en una receta que leí en el New York Times… pero la adapté para prepararla con los ingredientes que tenia disponibles en casa. Me rehusé a ser esclava de ir de compras justo antes de Acción de Gracias. Así que les animo a que adapten esta receta como ustedes deseen para que se ajuste a sus gustos y lo que tengan disponible.

PASTEL DE PHYLLO CON CALABAZAS Y ESPINACAS

1 taza de calabaza, pelada y picadita pequeña
½ taza de espinaca congelada, descongelada y exprimida
1 ajo puerro, bien lavado y picadito
¼ cdita de nuez moscada fresca, rallada
½ taza de nueces tostadas, picaditas
1 manzana, pelada y picada en pedazos pequeños
3 onzas de queso de cabra, desmenuzados
½ taza de quesos rallados mezclados
Aceite de Oliva extra-virgen
Sal y pimienta
2 ramitos de tomillo, las hojitas solamente
¾ libra de hojas de phyllo, descongelado en la nevera por varias horas
  1. Calienta el horno a 400 grados. En una bandeja de hornear, coloca los pedazos de calabaza y sazónalos con aceite de oliva, sal, pimienta y las hojitas de tomillo. Colócalo en el horno y cocina por unos 30-40 minutos. Mueve los pedacitos de vez en cuando, hasta que la calabaza este doradita y cocida por dentro. Sácalos del horno y pásalos a un bowl para que se enfríen. Este paso lo puedes hacer un día antes si te es más fácil.
  2. Calienta un poco de aceite de oliva en un sartén a fuego mediano. Añade el ajo puerro. Cocínalos moviéndolos un poco como por 5 minutos hasta que se hayan ablandado pero sin tomar color. Añade las manzanas y la espinaca. Cocínalo todo por 5 minutos más. Sazona la mezcla con sal, pimienta y nuez moscada. Apaga la estufa y añade la calabaza. Mézclalo todo para que se combine y se caliente un poco la calabaza si fue que la cocinaste por adelantado. Añádele a la mezcla las nueces y los quesos. Déjalo a un lado.

3.  Engrasa con aceite de oliva un molde para pastel o un pyrex pequeño y coloca un parchment paper en el fondo. Engrasa también el papel parchment con aceite.

4.  Desenrolla el phyllo y mantenlo cubierto con una toallita húmeda. Toma un hoja de phyllo y colócala en tu área de trabajo. Engrásala con aceite de oliva con una brochita y coloca otra hoja encima. Dóblala a la mitad y colócala en el fondo del molde que usaras. No te preocupes si se sale las hojas de phyllo fuera del molde. Añade tu relleno sobre las hojas de phyllo. Dobla hacia adentro el phyllo que te haya quedado por fuera del molde y lo colocas sobre el relleno. Ahora repetimos engrasando 2 hojas de phyllo adicionales para colocarlas sobre el relleno. No tienes que tener mucho cuidado, a mi personalmente me gusta arrugar una hoja de phyllo engrasada por encima del pastel para darle un look rustico al plato final.

5.  Mételo al horno a 400F, si usas un horno grande lo colocas en la parrilla del medio por 50-60 minutos, hasta que este doradito por encima. Lo remueves del horno y lo dejas enfriar por 10 minutos antes de servirlo.

Yo uso mi horno tostadora que es mucho mas pequeño y la resistencia del horno le queda muy pegadito al pastel… así que para que no se me dore demasiado rápido por encima, le coloco una hoja de papel de aluminio por encima, sueltecita para que le de el caliente pero que no se dore demasiado rápido. Lo horneo solamente por 30 minutos y listo.

Puedes servir esto caliente o tibio.

Usualmente me gusta irme por la ruta italiana cuando preparo mis menús de Acción de Gracias – risottos, polentas, lasañas… pero irme por la ruta de Grecia fue algo muy bienvenido y algo que creo repetiré en años venideros. Esto quedo delicioso y fue muy fácil de preparar.