Tag Archives: leche

Bizcocho Cuatro Leches de Calabaza

17 Nov

Esta es la primera de mis recetas disponibles en el portal Qué Rica Vida… Ésta es una de las recetas para celebrar el Otoño y el Día de Acción de Gracias.

Es una receta que llevo tiempo tratando de desarrollar exitosamente…  y después de unos cuantos intentos fallidos, se me ocurrió que lo que me hacía falta era una receta que se chupara las leches como una esponja.  Y esa fue la clave de la solución, desarrollar una receta de “sponge cake” que fuera súper ligera y que sirviera como una esponja para absorber toda la dulzura de las Tres Leches.  ¿O son Cuatro Leches?  Entérate leyendo la receta completa en Qué Rica Vida

Bizcocho Cuatro Leches de Calabaza

BIZCOCHO CUATRO LECHES DE CALABAZA

Receta completa en Qué Rica Vida

Bizcocho Cuatro Leches de Calabaza

Anuncios

Budín Integral

20 Nov

No había compartido esta receta con ustedes anteriormente porque en un momento dado de mi vida… esta receta me ayudó a mantenerme. Cuando estaba en el proceso de descifrar esto de trabajar por mi cuenta, por un tiempito, vendía cositas para la venta por el lado bajo el nombre de KarmaFree Cooking. Hice muchos bizcochos de zanahorias, muchos dips veggies, muchos hummus y muchos dips de pimientos rojos. E hice también muchos budines… especialmente para mi amiga Vanessa, que en paz descanse. Ella quería mucho ayudarme y era fanática de este budín… me pedía uno casi semanalmente.

Esta es la versión puertorriqueña de un budín… no como las versiones que he visto en el Food Network que requieren una salsa de huevo y leche o que remojes el pan overnight. Esto es facilito… trituras el pan en el food processor, mezclas los demás ingredientes y lo HORNEAS! YA!!

¿Ven por qué esa receta es perfecta para hacer para la venta? Espero que ustedes la disfruten tanto como mis amigas que me la solicitaban semanalmente…

??????????

Budín Integral

1 paquete de 1 lb de pan 100% integral
1 cuartillo de leche, uso una cajita de leche Parmalatt
2 tazas de azúcar negra
6 cdas de mantequilla derretida, o puedes sustituir con 5cdas de aceite de coco
½ cdita de sal
1 cdita de vainilla en polvo o extracto líquido
Canela a gusto
1 taza de pasas
8 oz de pasta de guayaba
  1. Tritura el pan en un procesador de alimentos hasta que tengas migajas.

2.  Pasa las migajas de pan a un bowl grande y mezcla el resto de los ingredientes, excepto la pasta de guayaba.

3.  Pasa la mezcla a un molde 9 x 13 de hornear. Yo hacia esta receta en 3 moldes más pequeños para la venta. Les decían moldes para lasaña. Si tuviera uno aquí conmigo, se los medía.

4.  Hornea a 350F por 45 minutos. Ahí, apago el horno pero lo dejo un ratito extra para que se termine de cocinar con el calorcito del horno.  Así te aseguras que está cocido pero que no se te sequen las orillas.

??????????

5.  Cuando el budín se enfríe, en una cacerolita pequeña, coloca la pasta de guayaba con un poquito de agua para que se convierta en una salsita. Vierte la salsita de guayaba por encima del budín como un glaseado.

Y lo sirves así directo desde el mismo molde… pícalo en cuadraditos a tus invitados, familia o a tus clientes de tu próximo bake sale.

Vinimos a Bailar a la Casa del Trompo…

11 May

Es impresionante cuan atrevidos somos a veces…

Mi amiga Tania visitó Paraguay hace como 6-7 años atrás y en ese primer viaje ella aprendió de nuestros amigos paraguayos como hacer la receta de milanesas de berenjenas. Es la misma receta que yo les he enseñado a hacer aquí, usando maicena y avena para empanizar las berenjenas. Todos en el centro Yoga de Puerto Rico quedamos fascinados con estas milanesas que se las pedimos a cada rato.

Ahora… dale pa’lante a la película a Marzo 2012… aquí nos ven a Yazmín y a mi empanizando berenjenas en milanesas después de nuestro corto retiro cerca de Asunción. No estamos ayudando a nadie a hacerlas… noooooooo, nosotras decidimos hacerle las milanesas para nuestros amigos de Paraguay!!!

A la verdad que nosotras somos atrevidas… cocinándole algo a los paraguayos que posiblemente ellos saben hacer mucho mejor que nosotras, ¿verdad??? Atrevidas sin duda…

Pero en los años que llevo haciendo estas berenjenas y viendo a los paraguayos haciéndolas frente a mí he aprendido algunas cositas:

  • No es necesario usar una mandolina para picar las berenjenas. Actually, creo que quedan mejor cuando las cortas más gorditas que finitas. Luego de un accidente reciente con una mandolina mientras picaba unas berenjenas precisamente, ahora corto las berenjenas con un cuchillo y aunque no salgan tan parejitas, resultan ser más jugositas.
  • No es necesario marinarlas por mucho tiempo. Puedes usar la salsa soya o no, pero con sólo sazonarlas y marinarlas por 30 minutos estas súper bien. Y cuando las marinas por menos tiempo,  se mantienen más gorditas al final. Añádele un chorrito de aceite de ajonjolí al marinado para un twist diferente.
  • Siempre sazona súper bien la leche y la avena del empanizado. Si sazonas bien estos dos componentes, compensa por el marinado corto. Añade cantidades generosas de ajo en polvo, sal, paprika, pimienta… las alternativas son ilimitadas.

A la verdad que tengo un antojo de estas berenjenas desde que me fui de Asunción. Así que es el momento de salir al colmado a comprar berenjenas para empanizar YA.

Gracias a Tania y a nuestros amigos de Paraguay por siempre inspirarnos con tantas delicias culinarias.

Avena con Leche de Almendras

17 Oct

La avena es un gusto adquirido para mí. Siempre preferí el Cream of Wheat cuando era nena. Me ENCANTABA cuando mi abuelita me hacía crema de trigo o farina de desayuno. Nosotras le echábamos un chorrito de leche por la orillita del plato para que se fuera enfriando la crema y podérnosla comer.

No me encantaba la avena de chiquita porque no me encantaba su textura… hasta que tuve que trabajar para Quaker Oats. La avena caliente en crema, como aprendí a través de mucha investigación de mercado, es un alimento muy polarizante. O lo amas o lo odias… no hay mucho entre medio. Y gracias a Dios, yo soy de ese entremedio que aprendí a que me gustara. Trabajé esa cuenta cuando salió la noticia de que la fibra soluble de la avena ayuda a disminuir el colesterol malo en la sangre. Se volvió en una de mis cuentas favoritas, y tengo mucho que agradecerles, ya que por ella tuve la oportunidad de viajar a Jamaica y a Guatemala en varias ocasiones.

Recuerdo que hablando con los consumidores, una de las razones que nos decían que no les gustaba preparar avena en el desayuno era porque si no se estaba meneando constantemente, se “empelotaba” y se volvía en grumos. Pues déjenme confesarle algo… eso de estar meneando todo el tiempo es completamente INNECESARIO.

Preparar avena caliente es muy siempre y sólo necesitas tiempo y algo más que hacer… porque como dice el dicho en inglés, “A watched pot never boils.”… y lo mismo aplica a la avena. Que mientras menos la estés velando, mejor queda.

Lo que quiero compartir con ustedes es más un método que una receta… le puedes añadir o quitar lo que desees para hacerla a tu gusto. Pero ésta es mi fórmula para hacerme avena por las mañanas de desayuno… aunque les recomiendo que consideren comerse un platito de avena de almuerzo o hasta de cena. Y más ahora que el clima en el Norte se está poniendo mas friíto. Así mismo como la gente se come un plato de cereal frio por las noches cuando no tienen deseos de cocinar… así mismo un platito de avena caliente te puede calentar los ánimos y tu espíritu. Le vendí esta idea ya una vez a mis amigos de Quaker, espero que ustedes me la compren también ahora…

 

AVENA CON LECHE DE ALMENDRAS

1 ½ tazas de leche de almendras
4 cdas de avena quick Cooking
2 cdas de azúcar negra
1 cdita de vainilla en polvo
Una pizca de sal
Canela en Polvo (opcional)

NOTA: Cocino esto en mi estufa electrica que a mi entender mantiene el caliente de la hornilla por más tiempo que una estufa de gas.

  1. En una cacerola mediana a fuego mediano, echo la leche de almendra y la sazono con el azúcar, la vainilla en polvo y la sal. Meneo bien para que todo se mezcle. Entonces, añado la avena. Vuelvo a mezclarlo todo y lo cubro parcialmente con la tapa… parcialmente para poder ver como la leche comienza a hervir.
  2. Cuando la leche comience a hervir, como en 2-3 minutos, menéalo todo bien para que se refresque un poco y bajar el hervor. Baja la temperatura a médium low y mantén cubierto parcialmente.
  3. Después de 5-6 minutos de cocinarse, verás que la avena comienza a espesar pero no estará lista todavía. La cubro completamente con la tapa, cuanto hasta 10 lentamente y apago la estufa. Y vete de la cocina… no lo toques, no lo abras para ver lo que hay dentro. Vete de la cocina por un rato…
  4. Después de cómo 15 minutos de dejar la avena reposar en la estufa tapada, debe estar lista. Usualmente la dejo reposar como 30 minutos porque no me gustan las cremas demasiado calientes…  me hacen sudar.

Me gustan las avenas más líquidas que espesas… así que si prefieres tu avena mucho más espesa, añade un poco más de avena a la cacerola.

Hice esta versión de avena con leche de almendras por primera vez para ver la Boda Real de William y Kate con mi mamá. Lo que me encantó es que si usas leche de almendras hecha en casa, tendrás una textura súper cremosa y aterciopelada. Sabe muy, muy elegante aunque no lo creas… pero hacerlo con leche de almendras comercial funciona bien también. A veces hasta mezclo leche de almendras o de soya con agua si es que no tengo suficiente para una porción completa…

 

Y una última cosita… la leche de almendras, así mismo como las leches de soya o leche de vaca regular, si las dejas sin atender sobre la estufa cuando esta a fuego alto, pueden y van a salirse de la olla. Ya he tenido que limpiar mi estufa suficientes veces como para probarlo y comprobarlo…

Leche de Almendras hecha en Casa

19 Ago

Sí… así mismo es. Madelyn, amante del queso y todo lo lácteo, la han puesto en una dieta libre de lácteos por lo menos por 30 días. 😦

Y a lo mejor ustedes se han encontrado en esta misma situación…. Donde muchas de sus recetas cotidianas favoritas tienen algún componente de queso a algún lácteo. Porque esa es una de nuestras maneras de añadirle proteína y sabor a nuestras dietas, ¿no??

Las nueces, y las ALMENDRAS en particular son tremenda fuente de proteína para nosotros los vegetarianos… y maybe usualmente piensas añadir nueces a tus recetas como una decoracioncita por encimita de una ensalada, o para lucir bonito el topping de algún plato principal o un postre. Pero, ¿habías considerado añadir nueces a tu dieta para sustituir tus lácteos? Ahora mismo hay una amplia variedad de leches alternativas en los supermercados regulares. Pero es tan fácil hacerla en tu propia casa… ¿lo has intentado?

Es mucho más fácil de lo que piensas…

 

LECHE DE ALMENDRAS HECHA EN CASA

Como 1 taza de almendras
Agua

Comienza remojando las almendras en agua filtrada. Me gusta remojarlas como por 1 hora para quitarle las cáscaras. No es algo necesario, pero me gusta que mi leche de almendras sea blanquita como la leche de vaca. Después que le quito las cáscaras las remojo nuevamente como por 3-4 horas. Si no vas a hacerla inmediatamente, mételas en la nevera para que el agua no se fermente.

Prepara todo el equipo necesario, tal y como si fueras a hacer horchata de ajonjolí – una olla grande con un colador fino para colar la horchata, un bowl mediano para ir capturando las almendras molidas después que las hayas colado una vez. Tengo siempre el envase donde guardaré la horchata con un embudo.

  1. Coloca una porción de las almendras en el envase más grande del Magic Bullet o en la licuadora. Echa agua hasta casi el tope. Procesa las almendras por algunos minutos en intérvalos de 30 segundos para moler las almendras lo más posible.
  2. Cuela la mezcla. Usa una cuchara grande para mover las almendras molidas de lado a lado y que cuele lo más posible. No tienes que presionar mucho las almendras por el colador. Si lo haces lo que has a hacer es empujar mas sedimento del necesario a la horchata final. Deja que la fuerza de gravedad haga lo suyo y presiona suavemente solamente.
  3. Ve reservando las almendras molidas que sobran después de colar en un bowl aparte. Repite licuando el resto de las almendras nuevas de la misma manera. Usualmente proceso las almendras 3 veces. Después que procesas las almendras una vez, ahora reprocesas nuevamente. Pero ahora, después de colarlo, ya puedes botar la almendra molida que quede.
  4. Pásalo al envase donde lo guardarás en la nevera para que se enfríe antes de servirlo finalmente.

La leche de almendra se separara cuando está en reposo en la nevera… pero sólo menéala bien antes de servirla.

Esta leche de almendras es una fuente excelente de calcio y proteína… la puedes tomar sola, en avenas, cremas calientes o en batidas.

Pero, si quieres tomarte la leche de almendras así solita como bebida, te aconsejo que le añadas como ½ taza de miel para endulzarla un poco y que la pases por el colador mas finito que tengas. La almendra molida es mucho más finita que el ajonjolí molido y se va mucho sedimento por el colador. Puedes usar una tela finita de algodón o una “media” como las que se usan para colar café molido para que recojas la mayor cantidad de sedimento posible.