Croquetas de Espinacas

8 Jul

Me encantan las croquetas… cuando era chiquita, mi papá nos llevaba a  La España a comer croquetas de jamón.  Era como el aperitivo en lo que nos llegaban nuestras Media Noches o Sándwiches Cubanos.  Y las croquetas, para estar en su punto, teníamos que comerlas con un chorrito de limón por encima.

Pero ahora que soy vegetariana, extraño mis croquetas.  Pero como toda buena vegetariana creativa, tenemos que aprender a hacerlas nosotras mismas.

Nos reunimos en casa de mi amiga Angie a celebrar el comienzo de los San Fermines con un delicioso festín español – y entre todas las delicias que preparamos estaban estas croqueticas de aperitivo.   No se ocupen que el resto de las recetas vienen por ahí en los próximos días…

Y hasta sacamos nuestros delantales españoles para celebrar la ocasión…

Para hacer estas croquetas mezclamos una serie de técnicas – lo que mis tías en Miami me han enseñado sobre las croquetas, algunas recetas encontradas en la Internet, la técnica de freír con dos tenedores de la suegra de Angie, dona Graciela y nuestra tenacidad de no darnos por vencidas cuando algo no nos sale como queremos de la primera vez.  Y los resultados fueron exquisitos…

CROQUETAS DE ESPINACAS

1 taza de espinacas congeladas, medidas cuando están aun congeladas, pero descongeladas y exprimidas lo mas posibles
½ cebolla amarilla, picadita chiquita
1 diente de ajo, aplastado
1 cda de aceite de oliva
1 cuadrito de mantequilla
2 cdas de harina spelt
Como ¾ a 1 taza de leche
Sal y Pimienta a gusto
Como 1 taza de migajas de pan tostado
Aceite de Canola para freír

 

Básicamente estaremos haciendo una salsa bechamel bastante espesa que mezclaremos con la espinaca, la empanizamos y después freímos.

  1. En una cacerola mediana a fuego mediano, añadimos el aceite de oliva, mantequilla, las cebollas y el ajo.  Saltéalo unos cuantos minutos hasta que las cebollas se ablanden y se tornen medio transparentes.  Sazónalo con sal y pimienta.
  2. Saca los pedacitos de ajo de la cacerola y añade la harina de spelt a las cebollas para que formes una pasta.  Mueve y menea la pasta de un lado a otro para que se cocine bien y no tengamos sabor a harina en la salsa final.
  3. Después de haber cocinado la pasta de harina y cebollas como por 1-2 minutos, añade la leche lentamente mientras bates con una batidora de mano.  Continua batiendo de vez en cuando hasta que la mezcla comience a hervir.  No es hasta que hierva que no sabremos cuan espesa nos quedara la salsa.  Añádele un poco mas de leche si encuentras que la salsa está muy espesa, pero queremos que este espesa para poder hacer las croquetas y freírlas después. 
  4. Quítala del fuego y añade la espinaca exprimida.  Sazona nuevamente con sal y pimienta.  Mézclalo todo bien para que evites tener ningún pedazo grande de espinaca en la mezcla.
  5. Saca la masa de la cacerola y ponla en otro recipiente para que se enfríe.  Puedes colocarla en la nevera si deseas.
  6. Luego que la masa de espinacas se enfríe, podemos comenzar a hacer las croquetas…
  7. Coloca las migajas de pan en un plato llano y ponlo a un lado.
  8. En un sartén grande, vierte como ½ pulgada de aceite de canola y ponlo a fuego medio alto hasta que este a la temperatura adecuada para freír.  Sabemos cuál es la temperatura adecuada al insertar una cuchara de madera en el aceite…
  9. Cuando el aceite este ready, tomamos como 1 cdita de la mezcla de espinacas y hacemos una bolita con las manos.  Échala en las migajas de pan y ruédalas de lado a lado para que se empanicen por todos lados.
  10. Coloca las bolitas empanizadas en el aceite caliente para freírlas.   Tomara como 5 minutos para que se cocinen por todos lados y se tornen doraditas.
  11. Las croquetas son muy delicadas así que la mejor manera de manejarlas cuando se están friendo es usar 2 tenedores.  Así las puedes mover de lado a lado sin que se aplasten.
  12. Asegúrate que fríes suficiente el primer lado de la croqueta antes de moverla.  Si las mueves muy rápido se te formara un embarre de salsa bechamel en el sartén que no es nada agradable de recoger.
  13. Cuando estén doraditas por todos lados, sácalas y escúrrelas en un papel toalla.  Déjalas enfriar un ratito antes de comerlas.

 

Estas croquetas fueron el éxito de la noche – nos las comimos todas antes de que llegaran los maridos.  Nos la pasamos de lo más bien friendo y comiendo.

A Natalia y Mariana también le gustaron las croquetas – creo que más a  Natalia que a Mariana, pero me siento confiada de poder hacerlas de nuevo que ellas se las coman todas.  Y maybe esta vez le echamos un chorrito de limón para hacerlas divinas de verdad…

        

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: